Terapia de líquidos en caninos y felinos Parte 4
19 julio, 2017
Terapia de líquidos en caninos y felinos Parte 5
2 agosto, 2017
Mostrar Todo

NAPZIN (Meglumina de Flunixin)

La industria porcícola es uno de los pilares en la producción de carne, como fuente de proteína para el consumo humano. Los procesos productivos y reproductivos están concentrados en aumentar la mayor cantidad de carne por el número de animales vendidos por hembra al año, para lograr esto, es necesario que la productividad de la cerda sea la adecuada de acuerdo a su potencial genético.  Sin embargo, existen factores que limitan el potencial de productividad en la cerda, como es el caso de la Mastitis Metritis Agalactia (MMA), que se caracteriza por una inflamación de la ubre, descargas vaginales, y baja (hipogalactia) o ausencia de producción láctea (agalactia).

El síndrome mastitis metritis agalactia (MMA) se puede  presentar dentro de las primeras 48 horas después del parto, aunque también ha llegado a presentarse una semana después del mismo.  Está relacionada estrechamente con la mastitis coliforme y con la cistitis en las cerdas.  Este cuadro infeccioso puede provocar una serie de factores en los que incluye  estrés, malas condiciones higiénicas después del parto, alimentación baja en fibra, bajo consumo de agua, cerdas con sobrepeso, etc.

Todos estos condicionantes acarrean un aumento en la secreción de adrenalina provocando una vasoconstricción que impide actuar a la oxitocina a nivel de las células mioepiteliales (células de la glándula mamaria responsables de contraerse para expulsar la leche).  Esto conduce a un acumulo de leche en la glándula mamaria, lo que favorece la contaminación bacteriana, sobre todo  por E. coli, Klebsiella spp, Enterobacter spp, Streptococcus spp, Staphylococcus spp, que tiene una mayor importancia no solo por la patogenia, sino por la prevalencia de la bacteria E. coli, la cual produce endotoxinas que provocan los cuadros en mayor o menor grado de MMA. Al provocar endometritis subclínica, retraso en la lactogénesis, desequilibrio hormonal, malformación de la glándula y estrés.
La metritis es una complicación que suele aparecer en casos de distocias en los que normalmente no se expulsa el contenido del útero después del parto (fetos, placenta, etc.) o bien, se ayuda por medio del braceado (técnica usada en la corrección de algunas distocias) al provocar lesiones en mucosa del útero y/o vagina.

En estos casos, el estrés propio del parto distócico, unido al estrés propio, inducido por la manipulación por parte del personal de la explotación, complica la evolución del parto y provocar así una metritis, poniendo en peligro la integridad de la cerda como de la camada.

Las consecuencias a este cuadro clínico se refleja de la siguiente forma:

Cerda:

  • Pérdida de condición corporal.
  •  Complicaciones con agentes bacterianos.
  •  Agalactia.
  • Septicemia.
  • En ocasiones muerte de la cerda.
  • Mayores costos en tratamientos médicos y mano de obra.

Lechones:

  •  Retraso en el crecimiento de la camada y bajos de peso.
  • No uniformidad de la camada al destete.
  • Susceptibilidad a padecer enfermedades gastroentéricas.
  • Aumento de la mortalidad en lactación.
  • Mayores costos en tratamientos médicos y mano de obra.

Medidas de manejo encaminadas a reducir el síndrome MMA.

La higiene en la sala de maternidad y en la cerda, juega un papel importante en la prevención de este padecimiento, debido a que al minimizar la carga bacteriana del ambiente (maternidad) y de la cerda, se resuelven una gran cantidad de problemas si se llevar acabo los manejos básicos de aseo en las instalaciones y desinfecciones. El uso de un desinfectante como el Th4 a una dilución de 1:200 (5 mL de Th4 por cada litro de agua) antes de la entrada de las cerdas a la sala de maternidad.

 

Una vez ingresada a maternidad es necesario controlar el ambiente dentro de la misma, evitando los cambios bruscos de temperatura por medio de uso de cortinas y/o extractores, con la finalidad de disminuir al máximo los estados de estrés, y la temperatura ambiental no debe pasar de los 24°C para la cerda.

 

Es importante tomar en cuenta la alimentación de la cerda al momento de entrar a la sala de maternidad, durante el proceso de parto y posterior a éste. Tener la precaución de evitar el estreñimiento debido al lento tránsito de la materia fecal en el intestino, ya que aumenta la posibilidad que las bacterias presentes en el mismo liberaren endotoxinas y que sean absorbidas por vía hemodigestiva,  lo que desencadena un proceso de baja producción láctea y en el peor de los casos una agalactia.  Otro punto igual de importante y sobre todo cuando el método de laxado sea con fibra natural (salvadillo de trigo) es necesario revisar la cantidad de agua que provee el chupón de la cerda, el flujo debe de ser de 2 a 3 litros por minuto.  Al medir este parámetro, es necesario abrir el paso a más de 4 chupones, ya que cuando se alimentan las cerdas, estas toman agua casi simultáneamente.

Una vez que la cerda entre en trabajo de parto debe evitarse al máximo los estados de estrés al minimizar el paso de personal entre salas, los ruidos innecesarios o trabajos que generen ruidos excesivos.  Las actividades al trabajo de parto deben de realizarse con el cuidado de no generar lesiones en la hembra (masaje de ubre, aplicación de oxitócicos tales como Enercol y/o Oxitopisa), hasta que sea necesario el manejo obstétrico (braceado de la cerda).
Una vez terminado el parto, se necesita la aplicación de algún fármaco para evitar la contaminación bacteriana (cerdas braceadas) que pueden ser Penicilinas (Penbalex® LA, Pendiben Compuesto®) u Oxitetraciclina (Sebaciclina®).

Independientemente de que haya sido braceada o no, es necesario aplicar algún analgésico no esteroide (AINE), con la finalidad de minimizar el problema de síndrome MMA. Un producto que ha mostrado resultados eficientes, es Flunixin de Meglumina NAPZIN®.

Napzin en un AINE  útil para el control de la fiebre, dolor e inflamación de la glándula mamaria y útero, como en el caso que se presenta en las  distocias causadas por el síndrome MMA que requiere una intervención rápida, además de desinflamar la glándula mamaria y recuperar la producción láctea. Por lo tanto, los resultados y beneficios obtenidos  en la cerda, será una menor pérdida de peso y una mejor recuperación después del parto, estos beneficios también se reflejará en la camada, al mejorar el peso al destete, evitando enfermedades, sobre todo de origen digestivo y la muertes por inanición. La dosificación recomendada es de 1 a 2 mL por cada 50 Kg de peso (1.1 a 2.2 mg/kg) después del parto, pudiendo repetirse la administración a las 12 – 24 horas en caso necesario.