Bienestar térmico de las aves productivas
1 noviembre, 2017
Prevención y control de la coccidiosis y su relación con la producción en bovinos
22 noviembre, 2017
Mostrar Todo

Protocolo para el manejo de bovinos en periodo de estrés térmico

El estrés es un conjunto condiciones y agresiones físicas y psicológicas que ocasionan tensiones nerviosas o emocionales en los animales que desencadenan reacciones endocrinas, como secreción de cortisol, el cual puede generar inmunosupresión, que hacen más susceptibles a los bovinos a presentar enfermedades. Es común que los bovinos estén sometidos a estrés ocasionado por las condiciones climáticas (viento, frío, calor, lluvia y humedad, etc.) e incluso a situaciones de manejo (embarque, movilización, destete, lotificación, hacinamiento, entre otros).

El estrés compromete el estado de bienestar, salud y producción de los animales. La temperatura ambiental entre los 6ºC y los 21ºC se considera zona de confort térmico para los bovinos ya que emplea mecanismos termorreguladores normales para ajustar su temperatura interna, sin gasto extra de energía. Sin embargo esto puede ser variable, por ejemplo, las becerras y vaquillas sufren estrés calórico cuando la temperatura ambiente rebasa los 18ºC. Algunos estudios señalan que el estrés calórico inicia cuando se incrementa la temperatura corporal rectal en 0.5 ºC o cuando la humedad relativa excede el 75% y la temperatura ambiente los 25 ºC. Existe evidencia que demuestra la influencia que tiene el estrés térmico sobre sobre el crecimiento, desarrollo, potencial productivo (producción de carne y leche, reproducción) y salud de los bovinos.

Los bovinos que se encuentra por fuera de la zona de confort térmico presentar dificultades para mantener la temperatura corporal e invierten energía para iniciar los mecanismos de termorregulación, sacrificando su crecimiento y producción. En diferentes partes del país, el estrés térmico se presenta en los meses de abril a octubre meses en los que incrementa la temperatura y humedad ambiental, por ello es importante contemplar el uso y manejo de programas que busquen disminuir este estrés calórico en los bovinos. PiSA® Agropecuaria sugiere la implementación del “Programa manejo de estrés calórico” en bovinos lactantes y adultos:

 

Electrodex® Becerros
Es una mezcla energética con sabor a leche, funciona como fuente de alimentación dietética y aporte de electrolitos, aminoácidos (glutamina) y carbohidratos fácilmente asimilables. La glutamina funciona como substrato energético esencial para las células proliferativas (enterocitos y linfocitos); regula procesos de síntesis y degradación de proteínas, así como desintoxicación de amonio. Estabiliza el equilibrio del agua y electrolitos.

Electrodex®
Contiene electrolitos de Cloruro de sodio (NA+CL-) y de Cloruro potasio (K+CL-) adicionados con Vitamina C (ácido ascórbico) y Ácido acetilsalicílico (ácido acetoxibenzoico) y un sabor a coco. Por su composición, está indicado para la prevención y el tratamiento de la deshidratación y desbalance electrolítico.

Complenay B 12®

Elíxir Multivitamínico en solución oral, estimula el metabolismo de los bovinos en sus diferentes etapas de desarrollo, mejor ganancia de peso, resistencia a las enfermedades y estimula el apetito.

Carosen® C

Multivitamínico concentrado hidrosoluble, adicionado con vitamina C, se indica en bovinos en estado de tensión o enfermedad o como complemento para óptimo rendimiento productivo. Puede emplearse durante la primera semana de vida, así como una semana antes y después del destete o como coadyuvante antes y después de cualquier manejo.

Vitabecid®

Fuente inyectable de fósforo orgánico que participa en el metabolismo y formación de energía, restablece los niveles de fósforo sérico, apoya la función del hígado y estimula el músculo cardiaco. Asiste a varios procesos metabólicos, más notablemente a la formación de células sanguíneas rojas y estimula el metabolismo de grasas, carbohidratos y proteínas.

Recomendaciones de manejo para el control de moscas

La temporada de calor, propicia el incremento de la temperatura y humedad ambiental, esto incrementa la población de moscas, las cuales pueden propiciar el desarrollo de afecciones en los animales, para ello se sugiere el siguiente protocolo para su control en los sistemas de producción de bovinos.