Protocolo en época de lluvias para porcinos
20 septiembre, 2017
Coccidiosis neonatal porcina
18 octubre, 2017
Mostrar Todo

Manejo de crisis epilépticas agudas de caninos en casa

La epilepsia es una condición neurológica crónica caracterizada por crisis recurrentes. Un único ataque no representa epilepsia. La epilepsia no es una enfermedad específica, es un signo clínico de una enfermedad neurológica.

Una crisis epiléptica es generalmente autolimitante, con una duración de aproximadamente 2 a 3 minutos y que ocurre como evento aislado en 24 horas. Las crisis en clúster o en racimo (en grupos) implican dos a más ataques en menos de 24 horas, con recuperación de la consciencia entre ataques.
El estatus epiléptico o estado epiléptico (crisis continuas) se define como una crisis epiléptica continuada de duración superior a 5 minutos, o dos a más ataques sin que exista recuperación completa de la consciencia entre los ataques.

La clasificación de epilepsia en medicina veterinaria incluye:

  • Epilepsia Primaria o Idiopática: sin causa subyacente identificable, con presunto origen genético.
  • Epilepsia Secundaria o Sintomática: con causa orgánica identificable.
  • Epilepsia Criptogénica (Secundaria): con sospecha de enfermedad subyacente pero no identificada.

La denominada epilepsia o convulsión reactiva no se trata de una condición crónica, ya que al resolver la causa primaria desaparecen las crisis sin necesidad de tratamiento anticonvulsivante posterior, por lo que su inclusión en la clasificación es controvertida. Pueden verse afectados animales de cualquier edad. Un ejemplo clásico son animales de raza miniatura, que tienen crisis convulsivas secundarias a shunts porto sistémicos a edades tempranas.

Las benzodiazepinas son medicamentos psicotrópicos (es decir, actúan sobre el sistema nervioso central) con efectos sedantes, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y miorelajantes. Por ello las benzodiazepinas en humanos se usan para el manejo de la ansiedad, insomnio y otros estados afectivos, así como en el manejo de las epilepsias, abstinencia alcohólica y espasmos musculares. También se usan en ciertos procedimientos invasivos como dentales sobre todo cuando el paciente presenta ansiedad, en  endoscopias, para inducir sedación y en protocolos de anestesia.

Los usos en medicina veterinaria, son muy similares a los establecidos en humanos, sin embargo ciertos manejos son más frecuentes que otros sobre todo en el manejo de epilepsia, sedación y en procesos anestésicos. Los pacientes con presencia de epilepsia, requieren tratamientos prolongados o incluso para toda su vida. Entre un 20 a 52% de los perros tratados con un solo medicamento antiepiléptico desarrolla tolerancia funcional al medicamento y se ha descrito de este modo epilepsia refractaria con convulsiones progresivas recurrentes. Muchos perros tienen grupos de convulsiones generalizadas o estados epilépticos que requieren terapia de emergencia en un hospital veterinario.

Este tipo de sucesos involucra restricciones financieras y emocionales de la repetitiva terapia de emergencia, siendo constante los factores limitantes en el propietario la decisión de continuar tratando al paciente. Las convulsiones prolongadas o recurrentes incluso tienen un alto potencial de mortalidad de pacientes.

Diazepam, es un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiacepinas,  clasificado como el medicamento de primera elección para tratamiento de emergencia de convulsiones prolongadas, incluyendo estados epilépticos y convulsiones en racimo en humanos y animales. La ruta preferida de administración en un ambiente hospitalario es la inyección intravenosa.  Sin embargo, cuando se presenta una crisis convulsiva en casa, o un episodio de convulsiones en racimo, es imperativo llevar un manejo agudo de la crisis por parte del propietario, con la capacitación previa sobre los usos y vías adecuadas de administración, , para que de esta manera el manejo médico del paciente sea de manera inmediata la crisis. En medicina humana es conocida la administración vía rectal de Diazepam en niños y adultos, gracias a que su absorción es significativamente mayor que la vía oral o intramuscular. Esto reduce de manera efectiva el manejo de emergencia intrahospitalarias  y los costos relacionados a ella, esto no significa que en todos los casos sea posible el manejo de crisis convulsivas en casa, ya que muchos pacientes pueden requerir en más de una ocasión ingresos hospitalarios derivados de crisis convulsivas agudas, es importante que todo propietario de mascota con desarrollo de epilepsia, tenga una capacitación adecuada y  constante por parte del Médico tratante de la mascota, para que el propietario sepa responder a los diferentes estados de emergencia que puede presentar un perro con epilepsia.

Datos preliminares en perros indican que después de la administración rectal de Diazepam, hay una rápida absorción dentro de los primeros 10 minutos, con una biodisponibilidad de metabolitos activos cercana al 65%. Debido a que no existían estudios que respaldaran la administración de Diazepam por vía rectal fuera de hospitales, en 1992, en el hospital veterinario de enseñanza de la universidad del estado de Ohio, se llevó a cabo un estudio en el que se utilizaron perros con antecedentes de convulsiones en racimo generalizadas, para que fueran tratados por sus propietarios con previa instrucción y preparación, para llevar a cabo la administración rectal de Diazepam en casa. (The use of Diazepam per rectum at home for the acute management of cluster seizures in dogs, Michael Podell).

En dicho estudios, se estudiaron 11 casos,  en los cuales los perros habían llevado a cabo un tratamiento a base de fenobarbital (9  de 11 perros), generando una resistencia, aun manteniendo una concentración sérica de 20 a 40 µg/mL,  y bromuro de potasio (2  de 11 perros),  con una concentración sérica de 100 a 200 mg/dL.

En todos los casos, se usó Diazepam en solución disponible de manera comercial (solución inyectable 5 mg/mL) a una dosis de 0.5 mg/kg. Previamente los propietarios fueron instruidos para administrar Diazepam con una cánula  intramamaria de plástico de 1 pulgada, unida a una jeringa de plástico e insertada cerca de 2 cm dentro del recto en el paciente,  cuando las convulsiones generalizadas inician con movimientos musculares anormales o de pedaleo, o bien cuando la segunda o tercera convulsión generalizada ocurrió dentro de las primeras 24 horas de la convulsión previa.En los pacientes que comenzaron el tratamiento en casa, cerca del 82% no presento recurrencia de evento epiléptico (convulsiones), la primera dosis fue 100% efectiva para el control de la crisis convulsiva en un 73% de los pacientes. . Permitiendo reducir el costo por consulta de emergencia y además que existe una reducción real en los eventos epilépticos en comparación con pacientes sin la terapia de emergencia en el mismo lapso de tiempo, sin dejar de lado que una atención de crisis convulsiva de manera oportuna y adecuada reduce los riesgos de mortalidad en el paciente.

En comentarios de los propietarios fue un método para reducir el costo de una visita de emergencia a la clínica de referencia, salvo para seguimiento de tratamiento con previo control de la crisis convulsiva. Los estudios que avalan la terapia en casa con Diazepam por vía rectal cuentan con la supervisión de un Médico Veterinario con previo conocimiento del historial médico del paciente y del caso clínico en cuestión, en ningún momento este texto avala o fomenta que el propietario medique a su mascota sin una evaluación previa de un profesional veterinario, tomando en cuenta que existen ocasiones o casos que ameritan un manejo hospitalario de la crisis, para poder llevar a cabo un manejo de las convulsiones en el hogar, el paciente tiene que cumplir requisitos médicos que avalen este tipo de terapia de emergencia y que sea administrada por parte de los propietarios.

Las recomendaciones para médicos veterinarios y propietarios son:

  • Realizar un diario que contenga los siguientes datos: fecha del evento convulsivo, hora, intensidad, y duración de la crisis.
  • Visitar con regularidad al Médico Veterinario de cabecera para tener bajo control las crisis de tu paciente.
  • Por ningún motivo auto medicar al perro sin una consulta previa en el consultorio de  su Médico.
  • No todas las convulsiones tienen un origen neurológico, es por esta razón que no todos los pacientes llevan el mismo tratamiento.
  • La administración de Diazepam será administrada bajo supervisión de personal Médico capacitado y certificado.

PiSA Agropecuaria lanza al mercado Relazepam® Vet, la primera benzodiacepina de unos comercial en medicina veterinaria; Relazepam® Vet es un producto elabora a base de Diazepam a una concentración de 5 mg/mL en frasco multidosis, el cual puede ser utilizado como fármaco de elección para el manejo de crisis convulsivas agudas refractarias o en racimo. Relazepam Vet es un producto controlado que requiere receta médica cuantificable y es un producto de uso exclusivo en medicina veterinaria, para su uso en hogar este debe de ser proporcionado por tu Médico Veterinario para llevar un control y seguimiento de su uso.