Manejo preoperatorio y posoperatorio del dolor en perros y gatos en clínica veterinaria
1 enero, 2018
Limpieza y desinfección en granjas, puntos críticos en la protección de enfermedades
4 enero, 2018
Mostrar Todo

La incidencia y tratamiento de los problemas respiratorios en aves

El control de los problemas respiratorios es considerado como el desafío más importante para la industria avícola, sin importar la función zootécnica de las aves, los agentes virales y bacterianos que afectan al sistema respiratorio tienen un impacto económico-productivo en la industria. Las enfermedades respiratorias representan aproximadamente del 70% al 80% de los motivos del uso de antibacterianos.

Las características anátomo-fisiológicas del tracto respiratorio, los cambios extremos de clima y la carga de partículas (polvo, amoníaco, humedad, microorganismos, entre otros) en las instalaciones de producción avícolas, implican condiciones óptimas para el desarrollo de agentes bacterianos y virales que afectan al sistema respiratorio de las aves.

Entre los principales factores que afectan la salud respiratoria de las aves se encuentran:

  • Disminución de oxígeno disponible para realizar el intercambio gaseoso en el nivel del árbol respiratorio (Pulmones, Bronquios, Sacos aéreos).
  • Aumento del gasto cardíaco para cubrir la demanda de oxígeno, lo cual se relaciona con enfermedades metabólicas como ascitis.
  • Aumento de la colonización por patógenos bacterianos, provocando pérdidas en la productividad de las parvadas.
  • Pérdida de la homeostasis en la termorregulación, que favorece al estrés calórico no controlado y posteriormente la muerte.

Fisiología Pulmonar
El aparato respiratorio de las aves se compone de fosas nasales, laringe, siringe, pulmones, sacos aéreos, tráquea, bronquios, vasos sanguíneos y nervios. La respiración de las aves es unidireccional, los pulmones de las aves funcionan como conductos en los que el aire circula en un sentido, el intercambio gaseoso ocurre en los parabronquios.

El proceso respiratorio se divide en 2 fases:

  • Primera fase | inspiración: el aire penetra por la tráquea, bronquios dorsales, ventrales y laterales, hasta los sacos aéreos abdominales, momento en el que se da la primera espiración al fluir el aire de estos a los bronquios recurrentes y parabronquios, sitio donde se realiza el intercambio gaseoso.
  • Segunda fase |espiración: el aire se desplaza desde los parabronquios hasta los sacos aéreos anteriores, para iniciar la segunda espiración donde el aire llega a la tráquea saliendo al exterior.

El flujo de aire es inhalado directamente a los sacos aéreos abdominales, lo que significa una exposición constante a todo organismo y partículas expuestas en el aire inhalado. El alineamiento del eje entre los sacos aéreos es lo que permite que los flujos de aire logren ser efectivos para producir un flujo de entrada y salida continuo. Cuando se reduce la resistencia natural de estos pasajes aéreos por la presencia de Mycoplasma spp., se pueden establecer con facilidad infecciones bacterianas secundarias.

Inmunidad Pulmonar
En las aves el tejido pulmonar cuenta con una serie de agregados linfáticos tanto en el nivel de la mucosa bronquial como en el nivel ciliar. Estos agregados son la primera línea inmunológica de protección del ave. Todo estímulo inflamatorio (Vía antigénica) en las vías aéreas desencadena una eficiente potencialización en la migración de macrófagos y heterófilos a la superficie respiratoria.

La eliminación de partículas (mecanismos de defensa) en el árbol respiratorio está dividida en: filtración aerodinámica, depuración mucociliar y fagocitosis. El mecanismo preponderante para cada partícula depende directamente del tamaño de ésta, que es lo que determina su penetración en las vías aéreas. Se dividen en las siguientes:

  • Las partículas grandes (3.7-7 ?m de diámetro) son removidas en la cavidad nasal y en la tráquea proximal.
  • Las partículas intermedias (1.1 ?m de diámetro) son atrapadas en bronquios, parte en pulmón y sacos aéreos craneales.
  • Las partículas pequeñas (0.091 ?m de diámetro) pasan directamente a los pulmones para finalmente ser atrapadas en sacos aéreos abdominales.

El conocimiento acerca de este tipo de depuración de partículas debido a las características del recorrido del aire (inspiración) en el aparato respiratorio de las aves y su exposición a los patógenos obliga al avicultor y Médico responsable de la unidad de producción a tomar medidas preventivas.

Control de enfermedades
La prevención de enfermedades se sustenta principalmente en programas específicos y prácticas reforzadas de manejo que impidan la entrada de enfermedades infecciosas en la unidad de producción.

La práctica en la avicultura mundial basada en la prevención de enfermedades respiratorias, permite que la suplementación de vitaminas por vía oral en el agua, asegure al avicultor que los requerimientos nutricionales de vitaminas se cumplan, además de tener como resultado:

  • El desarrollo óptimo del sistema inmunológico de las aves, apto para desafíos por microorganismos que circulan en el ambiente de la unidad de producción.
  • La persistencia de la productividad de la parvada.
  • Asegurar la calidad del producto terminal (Carne, Huevo, Embrión).

Un programa de control de enfermedades contempla cuatro objetivos principales:

  1. Reducir la exposición a los microorganismos patógenos: ofreciendo al ave condiciones ambientales adecuadas, tomando en cuenta las prácticas de bienestar animal (circulación de aire, espacio vital, temperatura, concentración de gases, entre otras) que están relacionadas con la productividad de la parvada.
  2. Desarrollar la resistencia natural e inmunidad de las aves: diseñando programas de vacunación y manejos estratégicos, para prevenir enfermedades de la región donde se encuentre ubicada la unidad de producción.
  3. Trabajar los brotes con tratamientos específicos: utilizar medicamentos que estén dirigidos a erradicar al agente etiológico causal de la enfermedad.
  4. Registro de manejos: es importante llevar a cabo una bitácora de manejos y productos utilizados en el ciclo productivo de la parvada.

El tratamiento principal de las enfermedades respiratorias incluye el uso de antibióticos, PiSA Agropecuaria cuenta con productos capaces de combatir los procesos patológicos de las enfermedades respiratorias. El uso apropiado de los antimicrobianos impactará positivamente en los resultados productivos a mediano y largo plazo.
Es importante identificar los signos clínicos que produce la enfermedad, esto ayudará a elegir la estrategia terapéutica a utilizar, y con ello lograr el control de la enfermedad en la unidad de producción. Las aves actúan como portadoras, en caso de brotes en granjas con edades múltiples, es recomendable medicar en primera instancia y además considerar un programa estratégico de desinfección continua.

Productos recomendados para el tratamiento y control de enfermedades respiratorias.

Valsyn® NF
La combinación de Doxicilina + clorhidrato de ambroxol, está indicado como terapia de enfermedades causadas por microorganismos sensibles (Mycoplasma spp., Streptococcus spp., Clostridium spp., Avibacterium spp., E. coli). El espectro antimicrobiano de Doxiciclina en aves, está particularmente dirigido en el control de la Enfermedad respiratoria crónica (ERC) causada por Mycoplasma gallisepticum, sobre todo cuando E. coli se encuentra como agente secundario. El uso de ambroxol en la fórmula, promueve una mayor difusión del antimicrobiano al espacio pulmonar y a las secreciones traqueo-bronquiales. La administración es por vía oral, la dosificación recomendada es de 15 mg/kg peso corporal por 5 días.

Fosfodica®
La fosfomicina está indicada para el tratamiento y control de las infecciones bacterianas, producidas por gérmenes Gram positivos y Gram negativos que afectan el aparato respiratorio, digestivo, genitourinario y nervioso de las aves. Los microorganismos sensibles son Staphylococcus aureus, Streptococcus spp., Escherichia coli, Pasteurella spp., Avibacterium spp., Pseudomonas aeruginosa, Salmonella spp., Campylobacter spp., Fusobacterium spp., Clostridium spp., y Actinomyces spp. La vía de administración es por vía oral, la dosificación recomendada es de 20 mg/kg peso corporal por 5 días.

Piroflox® 20%
Está indicado para el tratamiento de enfermedades infecciosas de las aves causadas por gérmenes como Mycoplasma, E.coli, Avibacterium paragallinarum, Pasteurella multocida, Salmonella spp., Staphylococcus spp., Streptococcus spp., Corynebacterium spp., Pseudomona aeruginosa. La administración es por vía oral en agua de bebida, la dosificación recomendada es de 10 mg/kg peso corporal. La duración del tratamiento dependerá del criterio del Médico Veterinario.

Pisamix® Plus
Está indicado para el tratamiento de infecciones provocadas por bacterias Gram negativas, (E.coli, Salmonella spp., Avibacterium paragallinarum y Pasteurella spp.) Gram positivas (Staphylococcus spp., Streptococcus spp., Clostridium perfringens) y por protozoarios del género Eimeria, que afectan a las aves. Es un producto que puede emplearse por vía agua de bebida o mezclado en el alimento. La dosis recomendada de Pisamix® Plus equivale a 24 mg/kg/día de sustancia activa total (Sulfacloropiridazina Sódica-Trimetroprim). La duración del tratamiento quedará a criterio del Médico Veterinario.

Pisamix® concentrado
Está indicado para el tratamiento de infecciones provocadas por bacterias Gram negativas (E.coli, Salmonella spp., Avibacterium paragallinarum, Pasteurella spp.) Gram positivas (Staphylococcus spp., Streptococcus spp. Clostridium perfringens) y por protozoarios del genero Eimeria, que afectan a las aves, es un producto que puede emplearse por vía agua de bebida o mezclado en el alimento. La dosis recomendada es de 24 mg/kg/día de sustancia activa total (Sulfacloropiridazina Sódica-Trimetroprim). La duración del tratamiento dependerá del criterio del Médico Veterinario.

NF-180® NFL
En aves el florfenicol está indicado para el tratamiento de enfermedades respiratorias, su gran eficacia contra bacterias Gram negativas (E. colli, Pasteurella spp, Avibacterium paragallinarum) y Gram positivas (Corynebacterium spp., Streptococcus spp., Staphylococcus spp., Clostridium spp.) hace de este fármaco una excelente opción antibacteriana que abate la mortalidad con rapidez. La vía de administración es oral en agua de bebida. La dosificación es de 20 mg/kg de peso corporal, la duración del tratamiento dependerá del criterio del Médico Veterinario.

A.M.X. ® 50%
El espectro antimicrobiano de Amoxicilina en aves está particularmente dirigido al control de infecciones por bacterias Gram negativas (Avibacterium paragallinarum, E. colli y Salmonella spp.) y Gram positivas (Staphylococcus aureus, Streptococcus spp. y Clostridium spp.). La dosificación es de 10 a 20 mg/kg de peso corporal durante 5 días, la vía de administración es vía oral, mezclado en el agua de bebida.

Carosen® Concentrado
Es un multivitamínico concentrado, adicionado con vitaminas del complejo B y vitaminas liposolubles A, D, E y K indicado para ser administrado por vía agua de bebida. Este producto puede ser utilizado de manera continua en el ciclo productivo de las aves o en distintas etapas de producción, el uso de Carosen® Concentrado en temporadas de estrés térmico se recomienda para la estimulación del sistema inmunológico. La dosificación es: 1g de Carosen®Concentrado/ litro de agua (1sobre Carosen®Concentrado / 1000L).

Electrodex®
Es una combinación de electrolitos (Cloruro de sodio y Cloruro de potasio) adicionado con vitamina C y ácido acetilsalicílico en forma de polvo soluble. Está indicado para ser utilizado en distintos procesos de estrés (por ejemplo: traslados de unidad de producción, Recepciones de pollo de un día de edad, manejo de despique, manejos de vacunación, cambios bruscos de temperatura). La vía de administración de Electrodex® es oral, disuelto en el agua de bebida. La dosificación recomendada es de 1g Electrodex®/ L de agua en un lapso de 5 días.

TH4
Es un desinfectante con amplio espectro de acción, formulado a base de cuaternarios de amonio y glutaraldehido, TH4 es altamente efectivo en diferentes tipos de instalaciones, en presencia de material orgánico y aguas duras, presentando actividad contra una gran cantidad de gérmenes patógenos, bacterias, virus, levaduras y hongos.
*Nota. Se debe considerar que los agentes bacterianos pueden generar resistencia a los antibióticos y quimioterapéuticos empleados. Por ello, es necesario realizar pruebas de sensibilidad (Antibiogramas) para seleccionar el antimicrobiano adecuado y monitorear la resistencia de las cepas que circulan en la unidad de producción.